Detodounpoco

abril 20, 2007

Empirismo frente a idealismo

Filed under: divulgación,filosofía,pensamiento — Ernesto Sánchez de Cos Escuin @ 12:25 pm

Los principales representantes del empirismo fueron los británicos Berkeley, Locke y Hume, y los principales filósofos que encarnaron el idealismo fueron los alemanes Fichte, Hegel y Marx.

 Los primeros encarnaron la postura de que lo único cierto son nuestras percepciones, y que todo lo demás son interpretaciones dudosas a partir de las mismas. Desde este punto de vista Hume no acepta la noción de causalidad sino como una mera asociación temporal entre la supuesta causa y el supuesto efecto. Berkeley llegó más lejos, llegando a negar la realidad de todo aquello cuanto percibíamos. La crítica más seria que se puede oponer a esta concepción es darle una patada en la espinilla a quien aquello defiende.

Los segundos encarnaron la postura opuesta, y buscaron una interpretación apriorística de la filosofía, del mundo y de la historia, y forzaron los hechos para conseguir que éstos no trastocasen su teoría. Hegel mantuvo la teoría conocida como dialéctica hegeliana, según la cual la evolución de la historia de los pueblos, de las grandes ideas filosóficas y de los grandes sistematizaciones transcurría mediante el debate entre una idea ( la tesis) y su contraria ( antítesis ), y vuelta a empezar el proceso hasta conseguir la perfección, lo que él llamó la Idea Absoluta. Por supuesto en la historia de los pueblos lo más cercano a la Idea Absoluta fue, en la Antigüedad, el Imperio Romano, y en su tiempo su Prusia natal.

En palabras de Russell,  es difícil concebir que tal cúmulo de disparates tuviera, y siga teniendo, tantísimos seguidores.

Hegel aplicó su sistema de la dialéctica a todo lo imaginable, y publicó que el sistema solar había alcanzado la Idea Absoluta y que ya no se descubriría ningún planeta adicional. Al poco tiempo su coetáneo, Gauss, anunció el descubrimiento de un nuevo planeta, y los correligionarios de Hegel se apresuraron a retirar la publicación, sin que ya lograran aplacar las críticas a su sistema.

Posteriormente Marx procuró interpretarlo todo, la filosofía, la historia, la economía, al hombre, a la luz de lo que se ha dado en llamar materialismo dialéctico, el cual procura una explicación apriorística del hombre y de la historia basado en conceptos como “la lucha de clases”, la alienación del trabajo, la teoría del valor y de la plusvalía, y sus predicciones sobre el sistema político que conllevaría la anulación de la enajenación del hombre, consecuencia del trabajo en el sistema capitalista. Por supuesto, la teoría marxista pretendía estar fundamentada científicamente. La Historia pasó de ser, en la teoría marxista, algo contingente para convertirse en una evolución necesaria del devenir humano, explicada desde la lucha de clases.

No hace falta insistir en la influencia de las teorías marxistas en el devenir del S. XX.

La intención de este corto artículo no es la discusión en profundidad de ambos sistemas filosóficos, sino llamar la atención sobre el hecho de que mientras que el empirismo predominó, y ejerció su mayor influencia, en el mundo anglosajón,  el idealismo lo hizo en la Europa continental.

El empirismo sitúa las percepciones por encima de todo lo demás, y los hechos percibidos se convierten en juez supremo de todo lo demás, mientras que el idealismo convierte la explicación, la síntesis apriorística, en el valor supremo, llegando a supeditar los hechos a la Idea. El empirismo es más analítico, mientras que el idealismo es más sintético. El primero es más apropiado para el quehacer científico, mientras que el segundo tiene unas aspiraciones explicativas mucho más amplias. El empirismo es mucho más escéptico, y el idealismo es mucho más ingenuo y crédulo. En general, el idealismo ha gozado de mucha mayor aceptación.

Es probable que la poca afición del mundo anglosajón a las grandes revoluciones que ha experimentado el resto del continente europeo tengan que ver con su visión empirista y cautelosa de la realidad, alejadas de la fantasía idealista mucho más proclive a iniciar todo tipo de experimentos para implementar la Idea. Quizás, también esa modestia y esa desconfianza del empirismo hacia las grandes teorías explicativas hace que los anglosajones respondan mucho más a la evidencia de los hechos consumados.

About these ads

1 Comentario »

  1. El empirismo dice: “La experiencia es la única fuente del conocimiento”.
    Nos dice que la experiencia repetida de de ciertas situaciones nos ofrece un criterio (objetivo e impersonal) para conocer las cosas o las situaciones.
    El empirismo se caracteriza por dos aspectos fundamentales:
    NIEGA LA ABSOLUTIZACIÓN DE LA VERDAD o que la verdad absoluta sea accesible al hombre.
    Reconoce que TODA VERDAD DEBE SER PUESTA A PRUEBA y, a partir de la experiencia, puede eventualmente ser modificada, corregida o descartada.

    En conclusión, el empirismo tiene razón: la experiencia es la única fuente del conocimiento.

    Comentario por israel — octubre 8, 2007 @ 7:48 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: